La gestión de la terapia oncológica conlleva un conjunto de riesgos, tanto para el paciente que recibe el tratamiento como para el profesional sanitario que manipula los productos antineoplásicos durante la elaboración de la quimioterapia a administrar.

En lo relativo a seguridad del paciente, la criticidad está en el estrecho margen terapéutico de los fármacos antineoplásicos y su elevada toxicidad, por lo que tienen un gran potencial de causar daño al paciente ante el más mínimo error humano.

Las sustancias citostáticas tienen la capacidad de ser mutagénicas, teratógenas y carcinógenas. Cualquier contacto directo con el organismo, podría pasar a la circulación sistémica y generar graves efectos adversos. Esto obliga al personal sanitario que los manipula a seguir unas estrictas medidas de seguridad para evitar cualquier posible exposición a las mismas.

Sin embargo, la contaminación por citostáticos de zonas de la farmacia hospitalaria como la cabina, el suelo, las mesas donde se depositan temporalmente los fármacos y los preparados, la antecámara o las zonas de almacén, todavía es un problema generalizado que pone en alto riesgo la salud de los profesionales.

La OMS asegura que la cifra de nuevos casos se incrementará un 70% en los próximos 20 años. En proporción con el incremento de la incidencia, también aumentarán los tratamientos oncológicos, con lo que los factores “seguridad y eficiencia” pasan a ser prioridad número uno para cualquier entorno farmacéutico-hospitalario donde se realice la preparación de medicamentos de quimioterapia para administración intravenosa.

Las instituciones ya están trabajando de forma intensa en fomentar la importancia de la bioseguridad en todo el proceso de manipulación de citostáticos y exigen nuevas medidas de control en los protocolos de manipulación de estas sustancias.

Pharmoduct es un innovador dispositivo médico para la preparación y dosificación automatizada de tratamientos personalizados de quimioterapia. El sistema permite al servicio de farmacia simplificar el proceso de elaboración del fármaco y eliminar las actividades manuales (minimizando el error humano), lo que abunda en el incremento de la eficiencia y de la seguridad en todo el proceso terapéutico del cáncer: al paciente le garantiza la esterilidad del producto final y la “integridad” de su tratamiento; al operario le ayuda a trabajar en un entorno conforme las exigencias de bioseguridad.

PHARMODUCT-solution

Video sobre el funcionamiento de Pharmoduct

AHORRO DEL CONSUMO FARMACÉUTICO

Con Pharmoduct los medicamentos se aprovechan mejor ya que optimiza los consumos farmacéuticos al calcular exactamente la cantidad de medicamento necesaria para la preparación de recipientes en la sesión de trabajo, así como el formato de elaboración (del mismo medicamento) que debe usar entre los disponibles. La cantidad de medicamento de una misma elaboración se utiliza para la producción de varios preparados (es decir para más de un paciente), generando menos desperdicios y asegurando un ahorro económico.

Más sobre Pharmoduct:  info@dedalusgs.com

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail