Por José Colomer – Director de producto y consultor de interoperabilidad clínica -Dedalus España y LATAM

“Cuando hace unos días compartí con mis contactos de Linkedin la alegría por haber finalizado el curso de HL7 FHIR me sorprendió gratamente la cantidad de felicitaciones que recibí por parte de mi entorno profesional. Sin embargo, aterrizado de mi nube, me quedé cavilando sobre si “esto de FHIR” sería realmente tan conocido como a priori podría parecer (al menos a mí) o si, por el contrario, para la mayor parte de profesionales del sector salud (más allá de los perfiles puramente técnicos, como los implantadores y los desarrolladores) no sería más que una más de esas on-trend siglas anglosajonas.

Así que, me decidí a escribir este post, en un tono didáctico y terrenal, para aquellos que tengáis curiosidad por ampliar vuestra información sobre lo que es FHIR, lo que significa en las vidas de los profesionales que nos dedicamos a las tecnologías de la información y las comunicaciones en el ámbito clínico y, sobre todo, las implicaciones que tiene en los nuevos entornos TI de las organizaciones de salud.

Sin más, aquí va…

¿Qué es FHIR? 

FHIR es el acrónimo de Fast Healthcare Interoperability Resources, que en castellano vendría a ser algo así como “Recursos de Interoperabilidad Rápida de Salud ”. Pues bien, FHIR es el último estándar de interoperabilidad clínica que está desarrollando HL7 y es importante señalar que, actualmente, está  en la versión DST(Draft Standard for Trial Use) que fue publicada el pasado abril de 2018.

HL7 (Health Level Seven) es una organización internacional nacida en EEUU de desarrollo de estándares globales para facilitar el intercambio electrónico de información sanitaria. En definitiva, su misión es lograr una interoperabilidad clínica real entre los diferentes sistemas de información presentes en las organizaciones de salud.

¿Por qué nació FHIR?

Resulta que los estándares de interoperabilidad clínica existentes (como HL7 v2, v3 o CDA) tenían ciertas limitaciones, entre las que destacaría estas:

-HL7 v2 está ampliamente extendido, pero la tecnología es antigua, por lo que no se adecua a los requerimientos actuales.

-HL7 v3 está basado en un modelo robusto, pero no ha sido muy aceptado debido a su difícil implementación.

-HL7 CDA fue diseñado como un estándar de documentos y no encaja bien en otros escenarios.

Así que, para poder responder a éstas y a otras cuestiones, se desarrolló este nuevo estándar en base a estos requisitos:

-Tenía que ser fácil de desarrollar con una baja curva de aprendizaje.

-Fácil de implementar.

-Semánticamente robusto.

-Los artefactos deberían tener sentido a la vista humana.

-Los artefactos deberían ser validados electrónicamente.

-Tenía que ser integrable y promover las tecnologías modernas de comunicación basadas en web (HTTP, XML, JSON, etc.).

¿Cómo funciona FHIR?

FHIR incluye todos los aspectos de la interoperabilidad clínica (atención sanitaria, administración, investigación, etc.) soportando cuatro paradigmas de intercambio de información: Mensajería, Documentos, Servicios y accesos en línea (REST).

FHIR tiene el concepto fundamental de Recursos siendo, un recurso, la unidad básica de interoperabilidad, la “cosa” más pequeña de la que tiene sentido hablar, como un paciente, una condición (problema) o un profesional.

Un recurso puede ser recibido a través de un servicio REST y luego se puede empaquetar en un mensaje o incluir en un documento (quizá me estoy poniendo un poco técnico pero te aseguro que, en este punto, es necesario).

Los recursos tienen las características comunes que enumeramos a continuación:

  1. Cada recurso dispone de un número de propiedades, también conocidos como conjunto de datos básicos, que la mayoría (80%) de los sistemas admiten en la actualidad. Cada propiedad es un tipo de datos, aunque algunos recursos permiten que una propiedad tenga más de un tipo de datos
  2. Un mecanismo de extensión estándar que permite a los implementadores agregar nuevas propiedades que no están incluidas en los conjuntos de datos básicos de forma segura y reconocible.
  3. Un identificador único mediante el que se puede guardar, localizar y recuperar.
  4. Una sección narrativa o de texto que resume los datos del recurso de forma legible por el humano.

La especificación de FHIR está hospedada en la web en un formato fácil de leer (mediante hipervínculos) con definiciones en “pseudo-XML”, diagramas UML y links para las definiciones formales. De este modo se puede entender fácilmente lo que un recurso contiene y representa.

Existen otros mecanismos de ayuda para la implementación de FHIR como pueden ser:

-Conjuntos de ejemplos para cada recurso que muestran como se pretende se use.

-Implementaciones de referencia libres en Delphi, Java, C# y eCore que se pueden descargar y utilizar como base para los desarrollos propios.

-Conjunto de servidores públicos FHIR para poder probar los desarrollos.

-Connectathons regulares al estilo de IHE donde se reúnen los implementadores y prueban sus trabajos.

-Canales de comunicación para conectarse con otros implementadores o con el equipo de desarrollo de FHIR (listas, Wiki, Skype, Stack Overflow, etc.).

Lo verdaderamente importante de FHIR para la interoperabilidad clínica

Pero por si te he perdido en el punto anterior, abrumándote con la descripción de las características tecnológicas de FHIR, espero volver a recuperar tu señal con esta frase: FHIR ES LA PRIMERA ESPECIFICACIÓN DE HL7 COMPLETAMENTE CREADA PARA EL SIGLO XXI.

Esto es así, como lo lees. Y que conste que yo no me dedico al marketing.

Precisamente por esas cualidades tecnológicas que arriba te contaba y, aunque los estándares HL7 v2, v3 y CDA todavía permanecerán con nosotros los próximos 5 a 10 años, es el nuevo estándar de HL7 el que llega para quedarse, de ahí la importancia de estar preparados para un futuro muy cercano.

FHIR está hoy en una etapa de activo desarrollo, pero se espera publicarlo como un HL7 Standard Release 4 antes de la finalización del 2018 como estándar Hl7/ANSI/ISO. Ante esto queda claro que, para los proveedores de TIC Salud, es clave y diferenciador participar desde ya de esta tecnología que, sin duda, marcará un antes y un después en la interoperabilidad clínica.”

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail