La ciudadanía está incorporando las TIC a sus fuentes de información sobre salud de forma paulatina y no parece haber marcha atrás. La incorporación de Internet como fuente de información y de comunicación en la Sanidad, está cambiando el modo en que los ciudadanos se acercan y gestionan su salud, según muestra el recién publicado “Estudio sobre opiniones y expectativas de los ciudadanos sobre el uso y aplicación de la tecnología de la información en el ámbito sanitario”, realizado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, que gestiona la entidad pública Red.es.

Uno de los cambios apreciables es el nacimiento de la figura del paciente empoderado –que englobaría al 21,5% de la ciudadanía- y que se caracteriza por conocer en profundidad su estado de salud y participar activamente en la búsqueda de información y la toma de decisiones sobre la misma. Por otro lado, las tecnologías e Internet han cambiado la relación médico-paciente. Un tercio de los pacientes busca información sobre salud antes de ir a la consulta y un 45,8% lo hace también después para confirmar el diagnóstico y tratamiento, según el informe del ONTSI. El 26% comparte esa información con su médico y para el 20,2% esto hace que mejore su relación con él. Es más, la mayoría de la población considera que los nuevos canales de comunicación son un factor a tener en cuenta en el futuro en la relación entre el médico y el paciente y, aunque en la actualidad solo el 5% los utiliza para comunicarse con su médico, el 37,3% declara que le gustaría poder comunicarse a través del correo electrónico y el 27,6% utilizando redes sociales.

El informe del ONTSI recoge también la percepción que tienen los ciudadanos del uso de las TIC para el cuidado de la salud y concluye que el 84% de la población conoce la existencia de dispositivos y aparatos que puede utilizar en su casa para controlar su salud, aunque solo un 27% los utiliza y son los pacientes crónicos quienes más recurren a ellos (39,2%). El 63,3% de los usuarios ha decidido utilizar estos dispositivos por voluntad propia, mientras que un 24,7% lo ha hecho por prescripción de un facultativo.

Otro tipo de TIC sobre las que se analiza la percepción que tiene la población en el informe son las destinadas a la gestión de los pacientes, entre las que se incluyen la receta electrónica, la petición de cita previa por Internet, la solicitud de la tarjeta sanitaria, la imagen digital, la Historia Clínica Electrónica y la Historia Clínica Digital, entre otras. La receta electrónica se postula como el servicio más conocido entre los ciudadanos (88,7%), de manera que 9 de cada 10 encuestados conoce o ha oído hablar de él, seguido de la petición de cita previa a través de Internet o por el móvil (82,10%).

Consulta el informe completo aquí

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail