En nuestro país, la mayoría de organizaciones sanitarias, públicas y privadas, ya disponen de una historia clínica electrónica. El portal tecnológico IT User publicaba hace un año que la historia clínica en España ya alcanza a más del 94% de la población, lo que supone un total de 42.809.000 personas atendidas por el Sistema Nacional de Salud.

Pues bien, ahora que la “digitalización” es un camino andado, tenemos las bases para comenzar la implementación de una verdadera transformación digital sanitaria.

Pero ¿qué implica realmente esto?

Pues, básicamente, trabajar para poner toda la digitalización al servicio de la asistencia sanitaria, es decir, ponerla en valor.

Porque, digitalizar, no es otra cosa que pasar a hacer con medios electrónicos lo que antes hacíamos de forma manual, pero, en mi opinión, aquí no hay transformación digital que valga. Es necesario dar el paso siguiente, dar una vuelta de tuerca más, analizar cómo son los procesos corporativos de la organización clínica y aplicar la digitalización allá donde permita optimizar los procesos asistenciales, para mejorar la salud de la población y la eficiencia en la prestación de servicios: sólo entonces estaremos avanzando en una verdadera transformación digital.

La máxima del proceso de transformación digital en el sector sanitario ha de ser conseguir que, el acceso, procesado e interpretación de los datos sea rápido, intuitivo y usable:

  • Rápido: Siempre que sea posible, la información clínica se ha de ofrecer como imagen, pues la mente humana la procesa y la interpreta con mayor rapidez.
  • Intuitivo: Hemos de implementar líneas temporales que faciliten la búsqueda de la información que requiere el facultativo, sin necesidad de que éste tenga que realizar labores de investigación e interpretación de datos.
  • Multidispositivo: La interfaz del usuario ha de ser 100% usable en cualquier tipo de dispositivo y estar orientada a los usuarios reales.

En este contexto, nuestra misión como proveedores tecnológicos, es la de proporcionar a los profesionales sanitarios herramientas que sean la palanca de cambio hacia esa transformación digital, soluciones que, necesariamente, han de estar basadas en estos tres principios. Sólo así, nos estaremos preparando para dar el salto cualitativo en la calidad asistencial y orientándonos hacia un modelo sanitario sostenible.

Pongo un ejemplo: En el campo del diagnóstico clínico, donde el trabajo con la imagen digital es esencial y está muy avanzado, resulta que la multidisciplinariedad está jugando un papel fundamental. Sin embargo, las particularidades que presentan las pruebas de las distintas especialidades diagnósticas (radiología, anatomía patológica, unidad de mama, cardiología, etc.) son una barrera a la hora poder compartir información relevante del paciente en tiempo real, lo cual es clave para un desempeño eficiente en equipo.

Para derribar este muro era necesario trabajar en una adecuada integración digital de estas «islas tecnológicas» y eso es lo que ha conseguido Dedalus con D-Viewer.

D-Viewer es una innovadora solución diagnóstica que ha llegado para potenciar la colaboración multidisciplinar, pues permite a los profesionales sanitarios compartir y visualizar fácilmente la información proveniente de fuentes diagnósticas distintas: placas de rayos, TAC, resonancias magnéticas, ecografías, muestras de anatomía patológica, videos de quirófanos o de endoscopios, electrocardiogramas, etc. El acceso a esta información se realiza desde cualquier dispositivo que tenga un navegador web (elimina la dependencia de las estaciones de trabajo), en tiempo real e independientemente del lugar donde se encuentre. Al eliminar el canal «físico», bien para reunirse, bien para intercambiar pruebas, incluso diagnosticar, los equipos multidisciplinares agilizan sus decisiones y ofrecen una importante mejora en la calidad asistencial a sus pacientes.

En definitiva, D-Viewer es una de estas herramientas tecnológicas que ha nacido para poner las tecnologías de la información más avanzadas al servicio de la transformación digital sanitaria.

Autor: Pedro Ángel de la Fuente, Responsable Área de Aplicaciones Clínicas Dedalus España

Facebooktwitterlinkedinmail